La primera vez en avión con tu bebé


En algún momento tenía que pasar, debes tomar un avión con tu bebé, ya has volado y capearás bien la situación, será lo mismo pero en altura, sacarás esa magia para hacer de este momento “un más fácil todavía”. Recuerda que no sólo tendrás nervios tú, creo que los más asustados serán los que te rodean. Una vocecita interior les estará diciendo nada más verte, será llorón 😉 seguro que será llorón y además gritón (ríete de todo y suelta lastre) recuerda que el vuelo no es infinito y pase lo que pase, pasará.

Consejo, la mejor manera de ayudar a tu hijo a estar relajado, es estar relajado tú también 😉 respira hondo y disfruta de una experiencia que no tiene porque tener fin al ser padres, volemos alto en familia, sin miedos y sin nervios… te encontrarás mucha ayuda en el avión, otros papás que seguro que te contarán cómo fue su primera vez, tendrás azafatas con mucha experiencia, un compañero de vuelo agradable, mente positiva y esto siempre!!.

Seguramente ya te habrán asustado mucho antes de comprar los billetes del vuelo, lo harán con esa voz de lo sé todo y no he volado o a mi me ha pasado o me lo han contado, y te dirán: es muy pequeño y si pasa…”algo”  ese algo, sin determinar ( te dejo que pienses en pelis de aviones  y le pongas a ese algo, tu algo y te rías claro). Te dejo por aquí la respuesta a esta afirmación, díselo con voz firme y clara: “Los bebés pueden hacerlo desde el momento en que nacen, solo recomiendan esperar a que cumpla un mes si se trata de un viaje muy largo en avión, es decir, de 10-12 horas. ¡Qué bien sienta hablar con propiedad! ¿a qué si?”.

Te dirán: no es por asustarte pero se le taponarán los oídos, seguro, seguro, horrible!! Qué mal lo váis a pasar! tantas horas de vuelo y te darás cuenta de que no puedes salir a tomar el aire (y tú pensando que podían irse ellos a tomarlo un poquito) piensátelo bien y seguro que recuerdas en este justo momento, el antes del parto, las mismas vocecitas una vez más… y te dices, “lo pasé”, y sigo vivita y coleando, nunca mejor dicho ¿verdad?. A veces, o mejor dicho, siempre, es mejor escuchar sólo lo que de verdad nos puede mejorar el momento, no lo pases mal por cosas que aún ni siquiera han pasado de personas que saben bien poco del tema.

Vamos por partes, tu miedo mayor, topar con gente muy desagradable o que no entienda las reacciones de tu bebé, bien pues repite 100 veces como mínimo,”a quien le moleste que los niños viajen en avión, que no viaje” y sigue con la sonrisa puesta porque tu hijo aunque no vaya en asiento (hasta los dos años no lo hacen) y lo lleves en el regazo, tiene el mismo derecho que ellos a volar, pagan seguros de viaje y llevan su propia tarjeta de embarque. Quien no lo entienda, qué decirle, lo siento y es su problema.

Si tu bebe es llorón, será llorón de altos vuelos también, que le vamos a hacer. Lleva sus objetos de calma, agudiza el ingenio o compra algo nuevo que sea reclamo de su atención. Un bebé cuando llora no lo hace para fastidiar a nadie o por falta de educación, lo hace porque tiene una necesidad.

El taponamiento de oídos puede que sí o puede que no le pase, pensemos en que no y si es sí, decirte que esa molestia es temporal y desaparecerá en pocos minutos, a medida que las trompas de Eustaquio permitan que la presión del aire se equilibre en ambos lados del tímpano.💡 Te doy unos consejos para que cuanto antes se le pase mejor. Durante el ascenso y el descenso del avión dale al bebé algo de comer, beber o ponle el chupete. Al tragar hace que disminuya la presión que se siente en los oídos y se alivia esa sensación de “oídos taponados”. Recuerda que es muy pequeñito para entender lo que todos hacemos; la técnica del bostezo o abrir mucho la boca o sonarse que de mayores tendrán ellos más que controlada. Si el tuyo es un bebé lactante aprovecha y dale el pecho durante el despegue y aterrizaje del vuelo, le relaja, alimenta y cuidamos de sus oídos.

Recomendaciones extras:
Para viajar más cómodos y con más espacio al comprar los pasajes pide los asientos de la primera fila, procura volar de noche así coincidirá con su sueño y seguro que te dormirá del tirón.
No te olvides de su mantita o muñeco preferido
Lleva dos chupetes por si uno se pierde, más vale prevenir
LLeva abundante agua porque el aire del avión✈ es muy seco y el bebé puede deshidratarse
Tratar de elegir juguetes que no hagan mucho ruido para evitar “repugnantiños”.
Lleva una muda de ropa, tanto para el bebé como para ti por si se ensucian y te ensucian. Recuerda aunque haga calor lleva ropa de abrigo porque el aire acondicionado a veces puede ser excesivo..

Mucha suerte en esa primera vez que se convertirá en un muchas más 😉 volar es cosa de niños.

Vete reservando destino porque el Mejor buscador de vuelo te lo digo yo por aquí, porque ya estás bastante nerviosa como para gastar de más.

Experiencias de otras familias

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos
Finalidad: Gestionar el envío de boletines por correo electrónico con información gratuita y sin publicidad, relacionada con los temas que se tratan en las web del dominio galiciamaxica.eu +info Legitimación: Consentimiento del interesado +info Destinatarios: Se comunicarán datos a wordpress.com para gestionar las suscripciones a la lista de correo como plataforma de envío de boletines por correo electrónico. +info Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en Galicia Máxica +info Responsable: Alberto Alonso de Dios (Galicia Máxica)+info