La adolescencia

“La adolescencia es horrible” y esta sentencia sería así de firme tanto si le preguntásemos a los adultos que la sufren, como a los adolescentes que la viven, probablemente los que ya la han pasado te dirían que no es para tanto.

No voy a entrar a explicar sus etapas que según la Organización Mundial de la Salud son tres: la temprana (8 a 11 años), la media (11 a 15 años)  y la tardía (15 a 19 años), no lo haré porque cada niñ@ la vive a su forma y en su momento.

La  manera de vivir la adolescencia es distinta para cada familia

Si diré que es una de las etapas más importantes en el crecimiento de nuestros hijos porque pasan de la niñez a la época adulta, con cambios físicos y mentales que harán que esta transformación sea como una montaña rusa de sentimientos, aunque a veces se parezca más a los coches de choque.

Los cambios en la adolescencia, son físicos y también psicológicos, y ambos van estrechamente unidos.

Los cambios físicos son determinantes, comienza una nueva etapa, (qué mal va a sonar esto), comienza la etapa de la angustia por la propia imagen. Los adolescentes tienen preocupación por si se integran o no en los estándares de belleza que hay impuestos y por supuesto en el grupo. El grupo cobra mucha importancia y los amigos se convierten más que en consejeros, en su nueva familia, de ahí que el que les acepten cobra vital importancia, se preocupan más de lo que reflejan en los demás que en lo que realmente tiene importancia, su esencia.

Los cambios psicológicos son algo más complejos y requieren de toda nuestra paciencia

y mucha empatía.

Os explicaré esta nueva etapa de la manera más sencilla posible para que os sea más sencillo el atajarla.

Os nombraré los nuevos compañeros en la vida de los ya no tan niñ@s

La necesidad de independencia

Se resume en la separación, lo puedo hacer todo “yo” y la rotura del cordón umbilical imaginario que aún nos unía, ya no son pequeños aunque algunos aún les digan “mi niñ@”, es momento de dejarles crecer y ser.

La busqueda de Identidad

La gran pregunta aquí es: ¿quién soy? Esa identidad comienza por la ropa; se define un estilo para comunicar quién se es, un estilo que aún no tienen muy claro por eso haya momentos en que no sabremos muy bien que quieren o buscan. Por desgracia aquí va incluido el encajar en los estándares de belleza de la sociedad y es aquí donde debemos apoyar mucho más porque la individualidad de ser quien tú quieras y lo que te haga feliz, es más importante que el intentar ser como pautan o conseguir la aceptación. Quién te quiera debe quererte tal y como eres y no una copia de lo que todos pretenden ser, recuérdaselo.

El Egocentrismo

El mundo soy yo, se centra en sí mismo y a veces nos puede parecer hasta que nos han cambiado al hij@, “qué egoísta se ha vuelto”, duele pero piensa que es una fase, piensa que está malo o que le ha dado algo así como un aire (frase muy de abuela gallega). Comentarte que aún que te parezcan ombligo del mundo están más pendientes de lo que sucede a su alrededor que de ellos mismos, una mirada, un mal comentario, una risa a destiempo pueden romper esta tranquilidad aparente del yo primero y buscar el que necesiten mi “yo” que se ha convertido en algo tan pequeño que apenas tiene voz para alzarse, y esta debilidad no es buena compañía en el grupo. Hagamos niños que sepan encajar críticas o comentarios, démosles ese arma de confianza que les ayudará en su día a día. No se puede contentar a todos, ni gustarles, debemos ayudar al adolescente a diferenciar entre lo que se quiere ser y lo que realmente somos, y si hace falta, imponer lo orgullosos que estamos de ello. Ser único y distinto no tiene porque ser malo, es más bien todo lo contrario, es maravilloso.

Ten en cuenta que responder a la pregunta de “quiénes son” acaparará toda su atención y responderla no es nada fácil.

La Incomprensión

En este momento son unos incomprendidos y llevan razón, nadie los comprende porque están librando una lucha interna con el ser, parecer y querer. Los cambios continuos, la incapacidad de controlar sus emociones y sus muchas inseguridades, generan esa intraquilidad y angustia que se traduce en el no entender sus comportamientos.

El ponte en su lugar, es el mejor de los consejos

La idea de creerse invencible o sentirse demasiado vulnerable

Hay dos maneras de vivir la adolescencia, hay los adolescentes que se creen con super-poderes o invencibles con estos debemos desterrar el sentimiento de invulnerabilidad “el puedo controlarlo todo, sé más de la vida que tú, a mi no me va a pasar, no corro ningún tipo de peligro”, lo peor de la adolescencia es este super-poder de sentirse invisible al peligro.  Y también hay los adolescentes que se sienten extremadamente vulnerables, una etapa para ellos de continua tristeza, todo lo que hay que hacer es apoyarles, acompañarles en los malos ratos y darles la confianza que necesitan, para no sentirse débiles o inferiores…no todos sienten la adolescencia de estas dos formas pero la mayoría en mayor o menor grado la viven así.

Utiliza para todo una pizca de buen rollo, siempre funciona

La agresividad

Esto sin duda es el que más nos preocupa a los padres, el culpable es esa impulsividad que tienen que aprender a controlar; la agresividad necesita de nuestra conducción. Aunque sea normal, hay que saber poner límites a lo que no es correcto. No vale, el vale todo.

Debemos manejar la situación con toda la calma que podamos

El deseo sexual

La aparición del deseo sexual es natural, así que aquí lo tenemos muy fácil, información y más información. Hacer de esto un tema tabú no les ayuda, ni les protege y a esto si que hay que tenerle miedo, hablar mucho del tema, despejar sus dudas…

Todas estas compañías en la vida de nuestros hijos tienen nombre

Una palabra que nos asusta Rebeldía y asusta porque no la tenemos bajo nuestro control, no iba a ser tan fácil educar y acompañar en el crecimiento ¿qué te creías? ¿qué no tenían voluntad propia? ¿Qué te iban a hacer caso a la primera y siempre? ¿Qué la palabra sumiso era un para siempre atemporal?.

Recuerda como eras a su edad, que a veces los padres nos olvidamos de lo que nos conviene, ponte siempre en su lugar, intenta verlo todo con sus ojos y sobre todo entiende, lo que es tan difícil de entender.

Claves para afrontar la adolescencia:

EMPATíA Y PACIENCIA

Hay que entender, no tratar de imponerse porque es normal que discuta, hable de sus puntos de vista, equivocados o no, y que discrepe aunque a veces lo haga por llevar la contraria, tiene un punto en el quiero tu atención, estoy pasándolo mal y necesito todo vuestro apoyo.

Debemos aceptarlo como algo natural y dialogar, y dialogar, y dialogar mucho más, aunque por momentos tengas la sensación de que estáis conversando en distintas lenguas, toca traducir.

Respetar su espacio, comprender que ya no es mi “bebé” ni mi “niñit@”. Tranquilos ya sé que es difícil  esta nueva etapa pero pronto asomará lo que será y estoy convencida de que será lo que tanto empeño has puesto en que sea.

No le fuerces a hablar, dale su tiempo y buscará tu conversación

Sé que algunos lo tenéis más difícil, por ser más rebeldes o por no haber puesto antes límites (aún estáis a tiempo) o porque el brote en ellos les ha afectado peor 😉 (tomátelo con humor, y ten ese momento respiro y vuelvo), piensa que el pobre está incubando un catarrazo que sólo traerá mocos y mucha pero que mucha fiebre, que les llevará en ocasiones hasta el delirio pero todo tiene cura y con vuestras medicinas se les pasará, se les va a pasar antes de lo que imagináis, seguro, te lo digo yo.

Ánimo ya queda menos

Será una bellísima persona con mucha seguridad y valores que harán que os sientáis más que orgullos@.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos
Finalidad: Gestionar el envío de boletines por correo electrónico con información gratuita y sin publicidad, relacionada con los temas que se tratan en las web del dominio galiciamaxica.eu +info Legitimación: Consentimiento del interesado +info Destinatarios: Se comunicarán datos a wordpress.com para gestionar las suscripciones a la lista de correo como plataforma de envío de boletines por correo electrónico. +info Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en Galicia Máxica +info Responsable: Alberto Alonso de Dios (Galicia Máxica)+info