BEBÉFAMILIA

El primer año del Bebé

Los primeros meses de vida de un bebé para las familias primerizas son un aprender, por mucho que lean y relean lo que va a suceder se acordarán mucho de esto que les digo cada niño es un mundo y no van por libro.

Puede ser que tu bebé sea todo un fastbaby o que se lo tome todo con la calma del slowbaby (conceptos made in Seseixa por qué sí) porque en esto del crecer y los plazos poco está escrito.

Lo que sí tendremos son unos periodos de tiempo en los que la normalidad de cumplir lo establecido por hacer será lo que gobierne su crecimiento pero no te apures que las prisas no son buenas en esto del crecer y todo llega a su tiempo.


El primer mes

El bebé dormirá como un bendito (nos cuentan), solo se despertará para pedir alimento o porque se siente incómodo (esto solo se lo tragan los padres primerizos y los que no se relacionan con otras familias con retoños porque si no pronto estarían al día)

Los que ya hemos pasado la etapa sabemos que los bebés no son tan inmóviles, dormilones o tranquilos como nos cuentan (hay a quién les toca la lotería con un santiñ@, disfrútalo y dales envidia a los demás 😉 )

Los hay que no paran de llorar 😉 y es que  la vida en ocasiones se les muestra bastante incomoda teniendo en cuenta la tranquilidad de ser un pez en el agua dentro de mamá.


A los dos meses

Ya empiezan a mostrarse más despiertos y hasta sonríen, nos apuntan en las guías. Seguramente los tuyos ya habrán sonreído en la primera semana de nacer y esto ya no te es nuevo.

 

Se muestran más espabilados a estímulos visuales que les regalan los colores vivos y a los sonidos fuertes (vaya cosa te han contado ¿verdad?)


A los tres meses

Se familiarizan con el causa-efecto, entienden que ese botoncito enciende la luz, que si giras el pomo se abre la puerta, los grifos les encantan, sale agua para tocar.

Comprende que algunos juguetes hacen ruido cuando los mueve en fin… ni que vinieran de otro planeta


Empieza a descubrir sus partes del cuerpo, presta atención a manos y pies, es capaz de levantar su cabeza aunque aún tiene un poco bajo el tono muscular (tú sigue leyendo. Te dirán depende,  pues hay niños que son puro nervio y ya al nacer y colocarlos panza abajo hacen fuerza con los brazos para estar erguidos y no perderse nada)

Cumple los 4 mesitos

Ya empieza a querernos acaparar todo el rato (algunos ya lo han hecho mucho antes) son embaucadores y utilizarán un millar de estrategias para captar nuestra atención. Tiembla, empieza a desarrollar su capacidad para emitir sonidos vocales.


Quinto mes

Ya no solo se comunica para pedir a través del llanto o para conseguir las cosas, aparta la cabeza cuando algo no le interesa o patalea cuando está contento (bonitos momentos en los que el pataleo significa su felicidad) agita los brazos…

Notamos sus movimientos más coordinados, comprobamos que se mueve con más rapidez. Ya apoya sus brazos y levanta la cabeza para mirar a su alrededor.

 

Ya es capaz de articular algunas sílabas e intenta imitar algunos de los sonidos que escucha, etapa de escuchar sus cuentiños.

Seis meses

Notas un día que ya puede sostener solo el biberón (algunos ya lo hacen mucho antes)


Empiezan a salir sus primeros dientes (¿noches de pasarlo tú peor que él? )

Comienzas a introducir en su dieta nuevos alimentos además de la leche materna.

 

Ya muestra muchas de sus emociones, se enfada si no puede alcanzar algo, quiere y sonríe a carcajadas cuando juegan con él o das con el botón mágico que suelta eses momentos carcajadas con las que a todos se nos cae la baba incluso a los que están en la mesa de al lado y es que la de tu bebé siempre será la mejor de las sonrisas, esa frescura embotellada que te da cuando más necesita y que te carga para la siguiente etapa.

Siete meses tiene mi bebé

Controla sus movimientos, se ha hecho más curioso y todo capta su atención y hasta por momentos pareciese estar haciendo un calculo de un logaritmo, una ricura el cotilla.

Etapa de llevarse todo a la boca que desespera pero recuerda que es su forma para reconocer los objetos y descubrir.

8 meses

Nuestra ricura ya sabe como se llama aunque muchos lo saben mucho antes tanto y tanto insistir en su estigma que ya asocian que se llaman así 😉 aunque también es verdad que algunos piensan que les han puesto como nombre NO 🙂


Ha aprendido a reconocer a las personas más cercanas y se comporta de forma tímida ante quienes no conoce pero esta timidez no es otra cosa que nuestro investigador trabajando para deslumbrar si me aportará risas o vendrá de paso. En este mes si ha recibido una buena estimulación quizás diga su primera palabra.

9 meses

La coordinación motora en estado perfeccionando, sostiene objetos con las manos y están en ellas sin caer bastante tiempo (recuerda la etapa lo tiro todo) se está divritiendo.


Gatea ya con una rapidez pasmosa, ni Bolt a su edad.

Dientes brotando, generalmente los incisivos superiores e inferiores por lo que puede que algunos días lo notes repugnantiño sin causa aparente.

En el mes 10

Pasa bastante tiempo despierto, es más puede ser que lo de la siesta no vaya con él porque se pierde cosas con el sueño  intenta aunque luche contra ella les viene muy bien LEE).


Ya ha ido a las Olimpiadas de Gateo y se ha venido de vuelta el mismo día, probablemente con apoyo ya esté poniéndose de pie, época de caídas, arnica a kilos y tranquilidad. Tienen que caer y levantarse en eso consiste crecer.

En el 11

Ya come solo o al menos lo intenta.

Le encantan los libros y los cuentos que le cuentas, ese hábito tan bonito que forjamos hace tanto tiempo, empieza a mostrar sus frutos, le gusta, se interesa y le entretiene y por supuesto LEE Y LEERÁ

Su primer añito de vida

Ha sido un aprender constante, lo más sobresaliente de esta etapa es que ya es capaz de mantenerse en pie e incluso puede dar algunos pasos sin la ayuda de un adulto.

Ya dice mamá y papá y entiende muchas de las cosas que se le dicen.  Qué aún no lo hace, no te preocupes, cada niño se toma el tiempo que le viene bien, en el crecer no todo es matemático va más bien de sentimientos como  el amor y el sentir que no hay bebé más riquiño cuando sacas el ingrediente mágico paciencia.

Sus pequeños logros son el fruto de nuestra motivación y de sus ganitas y por supuesto de sus capacidades y actitudes porque cada niño tiene las suyas que son las que les hacen únicos y especiales.

A tener en cuenta

3 meses no sostiene la cabeza, duerme casi todo el día, no muestra reacción ante estímulos.
4 meses Nos mira o sigue con la mirada.
A los 6 meses el bebé ya se sentará o estará preparado para sentarse.
A los 9 meses Sabrá su propio nombre, se volteará cuando lo llamen, reconocerá algunas palabras y se verá interesado por las personas que le hablan.
Cuando cumplen un año, los bebés ya deben estar utilizando la voz para relacionarse con su entorno. El gorgojeo y el balbuceo son las fases iniciales del desarrollo del habla.

No te preocupes, dale tiempo pero si no os parece normal siempre la pediatra despejará vuestras dudas e inquietudes, recuerda que a quién debes preguntar y consultar es a un profesional, no al radio patio o coloquios de parque o playa de haz esto o lo otro…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *