1781968_10151981534842825_896615937_n

El primer día en la escuela del Mar

Publicada en Publicada en CUENTOS

PARA VER VERSIÓN ORIGINAL 

Este cuento es autoría de Lenda y fué pensado y escrito en Gallego

¿Qué difícil es ser maestro? pensé

La clase estaba revolucionada, los pequeños corrían de aquí, para allá, habían sido unas vacaciones estupendas y bien merecidas para cualquier pequeño pececillo y para los que no eran pececillos, también.

Volver a coger el ritmo de las clases iba a ser algo complicado.

Doña Delfín parecía tranquila, siempre una  sonrisa dibujaba su cara y era muy comprensiva con todos, cruzada de brazos esperaba a que quizás, después de un rato nos cansemos, todos sabíamos que no sería así, teníamos demasiada energía y esta quería seguir saltando, bailando, corriendo, volando…en fin, ser niño no cansa.

Debía hacer todo lo posible para que su voz nos resultase todo lo agradable que puede ser, volver a las normas y al estudio, sabía que lo mejor para captar nuestra atención es acercarse a nuestras mentes de manera divertida, así todo iría sobre aletas y la verdad, en ese sentido, era la mejor profe del mundo.

Por fin viendo que era el momento adecuado, dijo en voz firme y pausada:

-Niños! A sentarse , tenemos muchas cosas que compartir y aprender.

Siempre sabía buscar las palabras justas para que la atención pesase más que los juegos, doña Delfín solía decir que para ella eramos todos los años, nuevos retos y que lo que más le gustaba era sacar lo mejor de cada uno de nosotros y esto, la verdad, era de agradecer.

Todos se quedaron viendo para la maestra e hicieron lo propio, sentarse porque una persona que dedica con tanto cariño su tiempo a enseñar, debía ser más que un héroe al que admirar y seguir.

Se hizo el silencio y doña Delfín empezó a pasar lista uno a uno, que cambiados estábamos todos, el verano había acelerado nuestro ritmo pero también nuestro crecimiento, Pez Espada, Anguila, Ballena…hasta Navaja, todos habíamos metamorfoseado y nos habíamos convertido en unas personitas mayores, nuestros cuerpos han cambiado, ahora eramos más altos, más guapos, más listos bueno que había que vernos…Ah! Aún no me he presentado, me llamo pulpito y la verdad os diré una cosa, no notaba mucho los cambios en mí, quizás es que me veía poco en el espejo o que no se notan mucho los cambios en uno mismo, igual era eso, calamar me lo había comentado pero Calamar era uno de esos amigos que siempre te dice lo que quieres oír, pero también me lo había dicho Besugo y de él me lo creía más porque parecía sorprendido con lo que había crecido.

Ahí estábamos todos sentados y tanto silencio me hizo pensar, que distintos somos ¿a qué si? diferentes miradas, cuerpos, formas de ser pero que maravillosos somos cada uno, me gusta que seamos distintos, no me gustaría que todos fuésemos pulpos, sería muy aburrido.

Fijándome más en mis amigos me doy cuenta de que cada uno de nosotros nos parecemos a nuestros papás, no es algo que elijamos y es algo que debemos entender y sobre todo querer, somos un fruto del cariño y esto es precioso.

A veces veo que algunos de mis amigos, se sienten mal, no les gusta como son, siempre me he preguntado por qué, Anguila a veces se escapa porque  le llaman delgaducha quizás sea eso, los demás hacen que no se guste pero es perfecta también ballena siempre está algo triste y a veces llora porque Navaja le llama gordo, pero no debe ponerse triste, él es ballena y es precioso, es fuerte y aunque pesa más que yo, es ágil y gracioso. Ballena es como son sus papás porque estar triste entonces, ya cambiaremos, qué más da lo que piense Navaja o amigos como Navaja, nos tenemos que aceptar tal y como somos, somos los mejores.

Este año voy a cambiar las cosas, hablaré con todos mis amigos no permitiremos ninguno de nosotros que Anguila o Ballena sufran más con las bobadas de navaja, seremos piña, todos distintos pero tan iguales, haremos del mar un buen lugar para vivir ¿y tú, tienes algún navaja en el cole? No te preocupes ahora te diré lo que haremos nosotros en la escuela.

Doña Delfín comenzó la clase

-Hola niños, bienvenidos!. Hoy como es el primer día de clase vamos a compartir lo bien que nos lo hemos pasado estas vacaciones.

Todos esperábamos nuestro turno,  deseosos de contar nuestras aventuras en el mar… todos menos Navaja que trataba de esconderse detrás de Rape para que la maestra no lo viese  pero llegó su turno y se quedó muy callado y con mirada triste, en ese momento me dí cuenta que lo que más enfadaba a Navaja, era no ser igual que nosotros.

Y sentí mucha pena toda su ira la volcaba en la feliz Ballena que disfrutaba con sus papás en el océano, añoraba su felicidad esa era la razón, quería ser como ella. Ví su tristeza cuando Anguila contó lo bien que se lo había pasado en la roca familiar con sus hermanos y familiares, y sabéis, me dí cuenta de que Navaja  tenía un gran problema, Navaja no tenía nada que contar, no había tenido unas vacaciones como los demás, vivía sin cariño, nadie le había enseñado lo bonito que es un abrazo, sólo de pensarlo todos mis tentáculos se pusieron a temblar…sin abrazos, sin besos, sin palabras bonitas como las que me dicen a mi cada día…sin decirle lo que le quieren ¿cómo aprendes a querer, si no conoces el amor?.

Doña Delfín sintió que lo estaba pasando mal y no le preguntó más, saltó a Viera que empezó a relatar sus múltiples aventuras y sentí aún más tristeza por Navaja.

La campana anunciaba el momento del recreo y el primero que se salió de la clase fué navaja, como a quién le quema el asiento. Los demás fuimos saliendo poco a poco de clase compartiendo mil y una aventuras, y recordé lo que una vez me dijeron mi papá y mi mamá, antes de mi primer día de cole y lo compartí con todos mis amigos

EL PRIMERO EN PEDIR DISCULPAS, ES EL MÁS VALIENTE.

EL PRIMERO EN PERDONAR, EL MÁS FUERTE.

EL PRIMERO EN OLVIDAR EL MÁS FELIZ.

Entre todos intentaremos darle sentido a estas preciosas frases aunque he de reconocer que nos costaría un poco porque Ballena aún seguía muy dolido, lo había pasado muy mal, Navaja había sido cruel y él nunca le había dado motivo y Anguila decía que no lo perdonaría jamás, aunque después de utilizar  mis mejores argumentos, llegamos a un pacto:

TODOS NOSOTROS, LO INTENTARÍAMOS.

Navaja estaba en el recreo haciendo de las suyas con los más pequeños, así que, decidimos poner fin a su mal comportamiento con firmeza aunque para ello utilizásemos comprensión, paciencia y cariño en grandes dosis porque Navaja, lo necesitaba, pero había que tener un aliado mayor, no iba a ser nada sencillo ¿Quién podría hacer que Navaja prestase atención? Claro Doña Delfín nos ayudaría, nos felicitó por nuestro gran reto porque también era el de ella y nos aconsejo que debíamos ir, poco a poco, al principio desde la distancia porque el cariño a veces duele, es una sensación tan bonita que igual lo desconcertaría, así que, día a día decidimos romper el muro que nos separaba ¿a qué niño no le gustan las palabras bonitas? ¿a qué niño no le gusta jugar con amigos?

-Necesitamos tu ayuda eres el más listo, ¿juegas, eres muy divertido?, te apetece un cacho de mi bocata eres mi amigo

A la semana todos acordamos decirle todos los días, lo que más nos gustaba de él, eramos una verdadera piña y cuando insultaba a alguno todos le respondíamos con halagos, nada desconcierta más que recibir buenas palabras, en vez de ataques.

Cuando se comportaba mal, no le hacíamos caso y nos defendíamos. Poco a poco, se dió cuenta que era más divertido participar con nosotros, que atacarnos y esto era lo que hacía que se sintiese realmente bien. Pasaron los meses y un día hizo las paces con Ballena y Anguila, sin lugar a dudas este fue el mejor día, por fin teníamos un nuevo amigo Navaja, ya forma parte de nuestro gran grupo.

Tendríais que ver lo que ha cambiado, sí lo sé,ha costado mucho pero mereció la pena, ahora es él el que dice lo que más le gusta de Ballena y Anguila, este año se vendrá con cada uno de nosotros de vacaciones, serán las vacaciones más felices de su vida, y las nuestras claro.

¿Sabéis cuáles han sido las tres palabras mágicas para que todo cambiase?

La primera y más importante

es la unión no debemos mirar a otro lado

La segunda la empatía,

 para llegar al fondo de un corazón, hay que ponerse en el lugar de otro

y

La tercera y más importante,

el amor, este es el motor que cambia el mundo.

PONLE COLOR

DALE VIDA A LA VIDA

 

(Buen momento para hablar del Bullying)

Deja un comentario