Nuevo año escolar

Publicada en Publicada en FAMILIA

Quedan días para la vuelta al cole, empezarán los madrugones y el nerviosismo nocturno y es que la vuelta al cole para los niños significa mucho más que otra etapa escolar.

Estos días estoy leyendo muchas opiniones de los papás poniéndose en la piel de sus hijos, acaparando este inicio de curso como suyo y haciendo de la vuelta al cole, algo que sólo ellos entienden y manejan a la perfección, a todos ellos les digo la vuelta al cole es suya, nosotros sólo la compartimos, reconozco que algunos mejor que otros.

Su vuelta al cole va llena de nuevas emociones, a veces, suele ir acompañada por un QUÉ BIEN otras por un NO QUIERO, pero ambas, aunque no lo creáis, son igual de enriquecedoras.

Los niños más independientes están deseando ver a los amigos, bien adaptados a la rutina y los demás, siguen aprendiendo que crecer, a veces, resulta duro. Separarse de los papis y del calorcito de las casas, no es fácil, tener más obligaciones y dejar el verano atrás, tampoco.

Tiempo al tiempo.

No el que más corre llega antes

 Cada niño vive la vuelta al cole de diferente manera y somos los papás los encargados

de tranquilizar a los eufóricos y de calmar a los tristones.

No nos podemos poner en su lugar porque aunque nos cueste aceptarlo, se parecen a nosotros pero son bien distintos.

Lo mejor darles su espacio y a los que lo necesiten, su momento de duelo, esa despedida dolorosa de tiempos sin madrugar, de playa continuada y  de pocos deberes…y a los que desean la vuelta, darles paz para saborear el instante sin nerviosismo y es que todos somos tan únicos que lo que para uno es maravilloso, para otro puede ser  una pesadilla.

Hablemos,  démosles VOZ

Que quieren empezar: escuchemos lo que nos cuentan, hagamos memoria de sus amigos, los profes que quedan atrás o los que continúan, reforcemos y recordemos que  los resultados son fruto de un esfuerzo y la motivación tiene mucho que ver con las ganas…recuerda, nueva etapa!!!

Que no quieren empezar: La negativa a regresar o tristeza con la vuelta al cole, no tiene cura y ese momento debemos intentar que sea lo menos doloroso posible para ellos, ahí estamos nosotros para apoyarles, para tener nuestro momento de refuerzo y poder dar pie a las confidencias.

¿qué pasa por esa cabecita?

Buscaremos el momento oportuno y con paciencia y sin presiones, veremos que es lo que lo inquieta. Es un nuevo año escolar ha crecido, es mucho más listo, independiente y todo lo que se proponga, lo va a conseguir porque vale mucho, muchísimo y sabemos que lo va a hacer.

Díselo, arrópalo, para él puede ser un problema, tú eres el adultoMomento para conocer mejor a tu hijo.

Recuérdale que ha cambiado mucho en estos meses y refuerza todas sus virtudes, esto es lo que más le ayuda,

nuestra opinión.

Recuerda las palabras no se las lleva el viento.

Una nueva etapa comienza, disfrutémosla de su mano

Puede ser que estéis nerviosos porque es su primer año y empiezan el cole

o se han hecho un poco más mayores y empiezan el instituto

pero por favor, disimular, que no os lo noten pues esto se trasmite y no les viene nada bien.

NATURALIDAD que no cunda el pánico PACIENCIA Y MUCHO AMOR

 

Deja un comentario