Un día en Baiona con SWEET ALE

Publicada en Publicada en COLABORADORES, SWEETALE

En Galicia tenemos la suerte de que cualquier rincón es perfecto para pasear, respirar aire puro y cargarnos de energía. Son tantos los senderos que podemos recorrer, que siempre tenemos alguna ruta cerca de casa donde disfrutar de nuestra tierra.

Nos complicamos la vida, imaginando planes laboriosos o lugares a los que nos lleva mucho tiempo llegar. Muchas veces esos planes se quedan en nada, precisamente por eso, porque necesitamos disponer de mucho tiempo para realizarlos.

Nos encantan los paseos por senderos estrechos cubiertos de hojas, con ríos, llenos de musgo y donde hay que subir y bajar para apreciar lo bonito de nuestros bosques; pero hoy vamos a dar un paseo fácil, muy cómodo, pensado para aquellos que tengáis niños pequeños y os apetezca algo accesible para hacer en familia.

Nosotros, colaboradores Máxicos en Galicia con niños; hoy os vamos a proponer un plan para hacer con los niños en las Rías Baixas. Se trata de un plan muy sencillo pero muy agradable, pensado para las familias con los niños más pequeños, porque mucha gente nos escribe diciendo que espera a que los niños crezcan para hacer esas excursiones que siempre proponemos. Pues pensando en esas familias, hoy nuestra recomendación se queda en Baiona, uno de los pueblecitos marineros más turísticos de la zona sur de Galicia.

Vamos a dar un paseo que precisamente, por lo sencillo que es, no hay disculpa para dejar de hacerlo, vamos a rodear unas murallas, vamos a embarcarnos pero sin salir de puerto, y vamos a subir a un monte. Si te apetece acompañarnos, te llevamos a Baiona, y te descubriremos planes para hacer con niños.

Muchas veces habréis ido a Baiona, pero cuántos de vosotros habéis hecho el paseo por detrás de las murallas del Parador? Este paseo lo hacíamos habitualmente cuando los niños eran pequeños y arrastrábamos carritos de bebé. De aquella el camino era de tierra y las sillas no rodaban bien, ahora está perfectamente acondicionado y adaptado para ir con niños de cualquier edad y sillas de paseo.

Nos gusta mucho este paseo por algo tan sencillo como es el contacto tan directo con el mar, mientras vamos caminando. El sentir el mar tan cerca, nos encanta!!. Este paseo, al que se le llama Paseo Monte Boi, es muy agradable de hacer en verano.

Y es simplemente espectacular hacerlo en invierno, cuando el mar rompe con fuerza contra las rocas. Aquí nos aventuramos a hacer un pequeño tramo por las rocas.

Comenzamos entrando en el recinto de la fortaleza donde está el Parador. Para entrar en el recinto hay que pagar 1€ si vamos andando, o 5€ si vamos en coche. Para hacer este paseo, vamos hacia la derecha caminando, sin entrar en el recinto del Parador; cogemos el camino que nos llevará paralelos a las pequeñas playas que están al lado de las murallas.

 

En 1425 el rey Juan II de Castilla concedió a La Coruña y a Bayona el privilegio de ser los únicos puertos de Galicia autorizados para comerciar con el extranjero. Esto marcó el inicio de la época de mayor esplendor de la villa y un aumento de la importancia de su fortaleza. La historia que acompaña a esta pequeña población y a lo que sucedió dentro de sus murallas es muy interesante y aquí la explican fenomenal. Seguimos nuestro paseo y vamos avanzando por un camino cómodo, con el mar a la derecha y las murallas del Parador a nuestra izquierda.

Esta fortaleza de 18 hectáreas, es una de las más grandes, bonitas y mejor conservadas de toda España. Son dos kilómetros de perímetro, que son los que recorremos al borde del mar. En 1963, el Estado adquirió la fortaleza y el antiguo Palacio que había en el interior. Desgraciadamente fue derribado para construir el actual Parador Conde de Gondomar, que fue inaugurado en 1966.

Foto del antiguo Palacio construido por Elduayen.

Cuando se construyó el Parador, se restauraron las murallas y en 1975 se construyó una capilla dedicada a la Virgen del Carmen.

Este paseo se inauguró en 1995 y va desde la playa de Concheira hasta la torre del reloj. En el paseo podemos ver un pequeño castillo a pie de mar, junto a los antiguos muelles que se inundan al subir la marea.

Finalizamos este paseo alrededor de las murallas del Parador y nos dirigimos al paseo marítimo, donde están atracadas las embarcaciones de recreo.

Al principio de un pantalán encontramos una caseta, donde compraremos los tickets para visitar la réplica de la carabela que viajó a América desde Cádiz y que llegó al puerto de Baiona con la noticia del Descubrimiento de América.

La entrada cuesta 2€.

El 1 de marzo de 1493, la Carabela La Pinta, capitaneada por Martín Alonso Pinzón, atracó en este puerto, que fue el primero en conocer la noticia del descubrimiento de América.

Rodrigo de Triana fue el marinero que dió el grito de tierra!!

Fue en la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento, cuando se construyó una réplica de la embarcación, y en 1999 se acondicionó el interior, donde nos hacemos una idea de lo que pudo ser la Carabela que viajó a América porque, se recrean los personajes y decorados de aquella época, con metales, animales exóticos y plantas que se trajeron del nuevo mundo.

Aquí tenéis información acerca de los horarios para visitar la réplica de la Carabela La Pinta.

Después de esta interesante visita, y si os quedan ganas de ver más sitios, te proponemos subir a la Virgen de la Roca. Esta enorme representación de la Virgen, tiene 15 metros de altura y es el monumento más conocido de Baiona. Fue construido en 1930 por el arquitecto Antonio Palacios. La Virgen sostiene en sus brazos una barca, a la que se accede por una escalera de caracol interior, como un mirador.

Junto a la Virgen de la Roca, hay una zona recreativa con bancos y mesas de piedra y unos columpios. En el monte de acceso hay un Vía Crucis que lo recorre hasta la Virgen y va paralelo al mar.

Esperamos que os hayan gustado nuestras ideas para pasar un día en Baiona muy entretenido.


2 comentarios en “Un día en Baiona con SWEET ALE

  1. Baiona, siempre mágica!! Es el lugar de juegos y veraneos de mis hijos desde hace 6 años. Todos los años hacemos el paseo entorno al Parador, vamos a la carabela que para mi hijo pequeño es el “baco piata”, paseamos por sus calles, tomamos tapas y mojitos en d’sastre, vamos a sus playas y somos uno más de sus gentes.

    Baiona y Galicia nunca defraudan!!

Deja un comentario