Cuentos & Contos DE LENDA

Publicada en Publicada en CUENTOS

Nueva sección de la mano de Lenda, cuentos para niños! en CASTELLANO

Hola soy Lenda!
A partir de ahora formaré parte de los sueños de los más pequeños, adornaré sus noches con cuentos que pretendan trasmitir alguna que otra enseñanza.
Serán cuentos activos y participativos, cada uno de ellos tendrán continuidad en vosotros porque lo bonito de leer juntos, es compartir momentos.
Soñemos juntos, creemos un mundo hecho a medida, un mundo en el que todo lo bueno florezca y en el que el mejor sentimiento sea el rey.
Cada cuento dará pie a que conozcamos un poquito más a nuestros niños, por eso seremos muy discretos serán ellos los que hablen, no nosotros los que bombardeemos a preguntas, todo tiene su momento y este no ha de ser forzado.
Debemos ser maestros, es decir, como con un barco ser su faro pero no el timón, ellos son los dueños del barco, nosotros podemos dar pistas para que no se den de bruces contra las rocas pero si lo hacen volverán a flote, en eso consiste crecer en saber manejar un barco en la calma y con tempestad. Son unos pequeños aprendices de marineros que están deseando navegar, dejemos que vivan y acompañemos su viaje porque la vida es eso subidas y bajadas, alegrías y tristezas..enseñemos lo maravilloso que es vivir. Y mientras nace la nueva sección abrimos boca con un cuento que es el punto de partida para nuestra gran historia juntos.

FOTO DE FACTOIDES
LA TORTUGA EL PRIMER ANIMAL EN DAR UNA VUELTA A LA LUNA

VERSIÓN ORIGINAL

PEQUEÑA TORTUGA QUIERE IR A LA LUNA 

Hoy ha sido un día difícil para la pequeña tortuga, nada ha salido como él esperaba, se ha enfadado con su amigo y se siente muy mal, así que, mamá tortuga tendrá un día un poco triste a la espera de que todo vuelva a la calma. No sabe muy bien que le pasa a su pequeño hasta que pequeña tortuga se decide a hablar y le dice que se quiere ir a la luna.
-No creo que sea buena idea ¿Qué te gustaría encontrar en la luna?
-Sé firmemente que en la luna encontraré al mejor de los amigos, ese que a todas horas esté a mi lado, con él viviré momentos inolvidables, le dijo la pequeña tortuga a su mamá
Doña tortuga estaba boquiabierta cómo es posible que su pequeño necesitase irse tan lejos para encontrar un mejor amigo, quizás no había sido capaz de valorar los que realmente estaban cerca de él. Tomó aire y pensó como podría sacar de la cabeza de su hijo esta idea tan descabellada, la luna, era imposible.
Le miró fijamente a los ojos y le dijo:
-No puede ser, lo siento, quizás lo que me sucede es que temo perder yo a mi mejor amigo dejándote correr esa aventura, quizás no pueda vivir sin tenerte cerca todos los días o igual lo que me sucede es que verte crecer tan rápido hace que me dé cuenta de que yo envejezco también demasiado deprisa.
El pequeño tortuga escuchó atentamente las razones de su mamá y se dio cuenta de que a lo mejor era un camino demasiado largo y difícil para buscar un amigo. Respiró hondo y se dio cuenta de que la solución no era irse lejos sino acercarse y buscar más.
-Mamá, a veces me resulta difícil encajar, alguno de mis amigos no son como yo y por momentos sentirme algo distinto, me hace sentir mal y me siento solo.
Mamá Tortuga era todo oídos ¿Cómo era posible? nunca le había notado triste y la relación con sus amigos siempre había sido cordial, quizás no había profundizado en la relación que su pequeño tenía con sus amigos y se había dedicado a valorar si había peleas o discusiones y como estas no existían, todo estaba bien.
Mamá tortuga había olvidado algo muy importante, pequeña tortuga estaba creciendo más rápidamente de lo que se espera y necesitaba mucho más, a partir de ahora se convertiría en la mejor de las consejeras.
Mamá tortuga le miró directamente a los ojos como quien quiere ver más allá, como aquel que con mimo pretende tocar el corazón de su hijo y le dijo
– Pequeña tortuga te haré una pregunta, dijo la mamá. Pero sólo podrás contestarla con tres palabras ¿Qué esperas de los demás?
Se hizo el silencio, era una pregunta muy importante, se miraron nuevamente a los ojos y una voz pequeñita salió irrumpiendo el silencio
-Amor, lealtad, comprensión
La madre se sintió inundada por ese sentimiento de orgullo que todas las mamás acariciamos todos los días.
Bonitas palabras y bonito lo que cada una de ellas encierra, le dijo.
Pues te diré una cosa, si pides eso a los demás, tú debes hacer lo propio y cumplirlas ¿cómo querrás a un mejor amigo, si piensas en abandonar los amigos que tienes?, ¿cómo puedes pedir lealtad, cuando tú no eres leal?, ¿cómo buscas comprensión, cuando no te paras a comprender por qué no valoras lo que tienes?.
Pequeña tortuga se quedó pensando lo que le había dicho su mamá.
-La gente necesita un tiempo para conocernos, asintió mamá tortuga.
Mamá tortuga aprovechó que su hijo estaba dándole vueltas a la cabeza y le preguntó
-¿cómo deseas que sea un amigo?
Pequeña tortuga entendió que no podía pedirle a la gente que fuese como él quería que fuesen porque todos actuamos de distinta manera y nadie puede actuar como a nosotros nos gustaría.
Mamá tortuga se sentó a su lado y le dió un fuerte abrazo, todos somos distintos, tendrás amigos cariñosos, otros a los que no les han enseñado a serlo pero realmente lo que tienes que valorar es que cuando los necesitas te ayudan, esos son los verdaderos amigos, los que te quieren y te hacen feliz, esos son los mejores amigos y estos aparecen siempre, no tienes que buscarlos.

(Buen momento para hablar con nuestros hijos de las relaciones con los amigos)

CUENTO PARA EL LUNES- EL PRIMER DÍA EN LA ESCUELA DEL MAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *